¿Cuánto tiempo podemos conservar una botella de vino abierta? #TomaCastaño

El blog de Bodegas Castaño comienza una serie de artículos con los que introducir al lector en el mundo del vino de manera sencilla y didáctica. Todos los artículos irán con la etiqueta #TomaCastaño para que sea más fácil encontrarlos en redes sociales, en nuestra web o buscando por internet. El tema de esta semana: cuánto tiempo aguanta una botella de vino abierta.

Yecla, 31 de mayo de 2018.  - Imaginad que queremos probar un vino que tenemos en casa, pero estamos solos y seguros de que no la beberemos entera. O quizás hemos cenado con amigos, y no hemos terminado el vino que acompañaba la cena. ¿Qué podemos hacer? En este artículo os ofrecemos algunos consejos a tener en cuenta.

Al abrir una botella de vino, hay que dejarlo ‘respirar’ de manera que sus aromas se extiendan y nos permitan apreciar su sabor y todos sus matices. Pero también hay que tener en cuenta que nada más abrir la botella, comienza el proceso de oxidación, así que lo ideal es intentar ralentizar ese proceso para alargar la vida de ese vino que ya hemos abierto.

Temperatura

Lo primero que podemos hacer es volver a cerrar la botella con su propio corcho y guardarla en el frigorífico (o en ambiente frío). Si guardamos la botella en la nevera, la temperatura será demasiado baja para consumir el vino directamente, así que cuando queramos terminarlo se aconseja sacarlo al menos media hora antes de beberlo para que la temperatura baje hasta unos 16-18ºC para los tintos (si lo guardas en nevera, entre 12 y 16ºC si lo guardas en una cava), y entre 4 y 6ºC para los blancos y rosados.

Vacío

Además del frío, podemos añadir otra opción -muy económica- que son las bombas de vacío. Vienen con unos tapones especiales y sirven para evitar que el oxígeno que hay dentro de una botella evolucione rápidamente. Así, una botella abierta con su corcho nos puede aguantar en la nevera hasta 2-3 días, y hasta una semana con los tapones de vacío.

Hay que tener en cuenta que todo esto depende del tipo de vino: los blancos y rosados se oxidan antes que los tintos, y los tintos jóvenes tienen un proceso de evolución más lento que los que han pasado por barrica, gracias a los taninos naturales que poseen los tintos jóvenes, que evitan la rápida evolución del vino.

Posición de la botella

La posición de la botella también es importante: cerrada se suele almacenar en posición horizontal (tumbada), para que el vino esté en contacto con el corcho. Una vez abierta y con más oxígeno en su interior, lo ideal es guardarla en posición vertical (de pie), porque así el vino tendrá menos contacto con el oxígeno que si la colocamos tumbada.

En resumen, el vino está hecho para disfrutarlo y compartirlo en compañía de amigos y familia, por ello se recomienda el consumo siempre de manera responsable. #TomaCastaño

00-conservar-01